Stage yoga et méditation de pleine conscience
reservation Visita Virtual
CHATEAU ZEN | Yoga
  • partager sur Tweeter
  • partager sur Facebook

Anterior : Masajes / siguiente : Bio

En la plataforma natural en el césped o en la de madera exótica encima de la piscina, en el laberinto de meditación o en el jardín ecológico, pueden practicar el Yoga donde quieran… Líbrense del mundo y del tiempo. Sobre las 8 de la mañana, la dulzura de los rayos del sol saliendo detrás de la montaña acaricia su cara y les da una sensación de felicidad casi mística.

LOS 5PRINCIPOS DEL YOGA
Según Swami Vishnu-Devananda – www.sivananda.org

1. EJERCICIOS ADECUADOS
Las Asanas (posturas) trabajan todo, calentando el cuerpo entero en promover la circulación y mejorar la flexibilidad. ‘Asana’ significa “una postura fija que se mantiene durante un tiempo que crea una sensación de bien-estar y mejora nuestra capacidad de concentrarnos y meditar.”

Las Asanas del Yoga enfatizan sobre todo en la salud de la columna vertebral, su fuerza y su flexibilidad. La columna vertebral alberga el sistema nervioso, la mensajería corporal, y la salud de todo el cuerpo depende de él.
Al mantener la columna fuerte y flexible a través del ejercicio, incrementamos la circulación y los nervios tienen asegurado su suministro de nutrientes y oxígeno. Además, las Asanas activan los puntos de presión que, cuando estimulados, aumentan el flujo de Prana (fuerza o energía vital) por el cuerpo.

Las Asanas también afectan los órganos internos y les ayuda a funcionar mejor. Al siempre trabajar con respiros profundos, relajación y concentración, las Asanas ayudan a mejorar la concentración. El espíritu, en estado perpetuo de agitación, está protegido de las distracciones exteriores y busca la paz por dentro.

2. RESPIRACIÓN ADECUADA
Pranayama, la respiración adecuada, conecta al centro energético del cuerpo, el plexo solar, donde enormes reservas de energía pueden ser acumuladas y utilizadas más tarde. Esta energía se puede acceder con los ejercicios de respiración Pranayama.

Ser conscientes del control de nuestra respiración nos permite acumular y acceder mucha más energía vital o Prana. La mayoría de la gente usa solamente una fracción de su capacidad pulmonar para la respiración.
Respiran de modo superficial, apenas expandiendo la caja torácica. Sus hombros están encorvados, tienen tensión dolorosa en la zona alta de la espalda y cuello, y sufren de falta de oxígeno.
La respiración yóguica, profunda y abdominal, puede eliminar toxinas, tensiones e incluso sensaciones de depresión.

Una persona que tiene una abundancia de Prana reluce con fuerza, vitalidad y trabaja eficazmente, tranquilamente y con más concentración.
Pranayama aumenta Prana y nos permite controlarlo. Hay una sutil conexión entre Prana y el espíritu. Si controlamos el Prana, controlamos nuestro espíritu.
Todas las aflicciones del cuerpo se pueden cortar a la raíz en controlar el Prana, el verdadero secreto de la curación.
La acupuntura, el Shiatsu y la curación spiritual son otros ejemplos de conscientemente o inconscientemente controlar el Prana.

JPEG

3. RELAJACIÓN ADECUADA (SAVASANAavasana)
Una persona que tiene una abundancia de Prana reluce con fuerza, vitalidad y trabaja eficazmente, tranquilamente y con más concentración.
Pranayama aumenta Prana y nos permite controlarlo. Hay una sutil conexión entre Prana y el espíritu. Si controlamos el Prana, controlamos nuestro espíritu.
Todas las aflicciones del cuerpo se pueden cortar a la raíz en controlar el Prana, el verdadero secreto de la curación.

La acupuntura, el Shiatsu y la curación spiritual son otros ejemplos de conscientemente o inconscientemente controlar el Prana.
Cuando el cuerpo y la mente estén constantemente sobrecargados, acabamos agobiados.

El estrés y las frustraciones de la vida moderna impiden la relajación. Gastamos muchísima energía durante el día con inútiles tensiones mentales o físicas. Durante el curso de un día, nuestro cuerpo hace todas las sustancias y energías necesarias para el día siguiente, pero pueden ser consumidas en pocos minutos por malhumor, ira, celos, etc.
Durante relajación completa, no se consume prácticamente energía, o “Prana”, aunque se conserva un poco para mantener el cuerpo en condición normal. Unos minutos de relajación profunda cada día nos pueden revitalizar más que varias horas de sueño inquieto.

4. DIETA ADECUADA
La dieta yóguica, básicamente lácteo-vegetariano, está basada en platos a base de plantas con legumbres frescas y ecológicas.

Este régimen nutre tanto el cuerpo como el espíritu y está perfectamente compatible con la práctica del Yoga y la meditación.

La dieta yóguica es equilibrada, simple, natural, sin productos químicos, y se dedica a elegir las mejores fuentes de los nutrientes que nuestros cuerpos necesitan. En Yoga, la máxima es: “Comer para vivir, no vivir para comer.” Comer lo que más efectos más positivos tiene para el cuerpo y menos efectos negativos para el medioambiente y las otras criaturas del mundo.

JPEG

5. MEDITACIÓN Y POSITIVISMO
El Pensamiento Positivo y la Meditación son las claves para alcanzar un estado de paz espiritual. La meditación es el arte de tomar su tiempo y reenfocar el espíritu.

La práctica habitual de meditar nos ayuda en alcanzar un estado de bien-estar mental, físico y espiritual. Para meditar bien, primero tenemos que calmar el espíritu utilizando técnicas de concentración y pensar cosas positivas.

Un espíritu lleno de emociones negativas y pensamientos dispersos nunca puede estar en paz. Gracias a las técnicas de concentración, los pensamientos negativos se sustituyen por imágenes positivas y pensamientos afirmativos guiando el espíritu a un estado tranquilo y relajado.

Portafolio